Abusó por años de su hija y ahora se confirmó su paternidad sobre los cuatro hijos de ella

Un estudio genético allanó el camino para esclarecer un aberrante caso de abuso sexual de un padre a su hija, a quien embarazó en cuatro oportunidades. El caso se registró en Arequito y el abusador está imputado y detenido con prisión preventiva en la cárcel de Piñero.


El resultado de la prueba de ADN no deja margen de error para poder acreditar en el marco de la investigación que el sujeto incriminado, identificado como Hugo A., es responsable de haber abusado de su hija durante años y producto de los cuales tuvo cuatro hijos que hoy tienen 20, 17, 13 y 9 años.


La confirmación de su paternidad da luz verde al fiscal de Casilda, Juan Pablo Baños, para pedir la elevación a juicio y probar la culpabilidad del acusado, al que podría caberle una pena de más de 20 años de prisión.


La víctima, de 32 años y cuyas iniciales son N.A, vivió un horror que mantuvo en silencio hasta que finalmente se animó a denunciar las reiteradas atrocidades a las que la sometió su padre en la casa familiar donde convivían luego de que él se separara de su primera esposa.


Allí relató que era sometida desde pequeña, que la obligaba a tener relaciones sexuales incestuosas que mantuvo en secreto al ser amenazada con que la mataría si contaba los vejámenes que sufría.


La denunciante aseguró haber sido violada por primera vez cuando solo tenía 9 años y a los 13 quedó embarazada de su primera hija.Y ese calvario de tormentos físicos y psicológicos que soportó durante más de dos décadasrecién quedó al descubierto en enero pasado cuando radicó en la Comisaría de la Mujer, de Casilda, la denuncia que motorizó la investigación.Tomó la decisión de hablar dos días después del último abuso que padeció en la vivienda donde ocurrieron los hechos.


El acusado es oriundo de la provincia de Córdoba pero está radicado en Arequito desde hace años. Allí trabajaba como albañil al momento de ser detenido para luego ser imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y corrupción de menores en el marco de una audiencia donde la jueza interviniente Mariel Minetti también dispuso su prisión preventiva por el plazo de ley.


El hombre no solo abusaba sexualmente de su hija sino que controlaba cada uno de sus movimientos cuando salía de la casa por cuestiones de trabajo u otras razones. Según trascendió, la mujer sigue viviendo con tres de sus hijos en la misma vivienda donde padeció los peores ultrajes.





20 vistas0 comentarios